Dublineando Vol.I

29 Ago

Esta entrada no va de que visitar, dónde comer, ni que hotel es divino de la muerte, ni nada así, para eso tenéis guías de viaje en la FNAC. No fui como mucha gente, a buscarse la vida, sino a hacer un curso de inglés, pero  se de varios consejos básicos para para rascarte menos el bolsillo durante tu estancia.

O´Connell Street,

O’Connell Street

Lo primero mentalízate de que Dublín no es una ciudad bonita (para mí gusto), sí, hay cosas interesantes que ver, pero en un par de días te lo pateas todo. Las calles no invitan mucho tampoco al tránsito, son bastante sucias, la gente va completamente a su bola, y lo que más me sorprendió: Hay muchísima gente sin hogar. Desde drogadictos, alcohólicos, indigentes…y lo más chocante, realmente jóvenes. Pese a que el Gobierno les ofrece alojamiento y comida en albergues, muchos lo rehúsan debido a que una de las condiciones es que abandonen sus adicciones. Después de este breve resumen, ya os cuento :

1. Da igual que te levantes con un solazo de muerte, durante el día lloverá mínimo 5 veces. Paraguas en mano siempre, imprescindible.

2. Convierte los supermercados Tesco y LIDL en tus mejores aliados a la hora de hacer la compra. Evita Marks & Spencer, Centra, SPAR…donde los precios se llegan a duplicar.

3. Para mí coger el bus, era todo un “ritual”

Para los españoles, la idea de coger el bus es: esperar en la parada, subir, pagar, sentarse. Aquí la cosa cambia, la gente hace cola en la calle para esperar el bus (no te la saltes, si no quieres recibir un par de amables palabras en irlandés), cuando el autobús llega, esa cola se divide en dos, gente que paga en metálico o los que pagan con el abono.

Recuerda que los autobuses  no dan cambio, por lo que tienes que llevar el dinero justo, sino la máquina devolverá un recibo para que el importe a devolver pueda ser cobrado en la sede central. La otra opción es comprar en lugares determinados, como en algún supermercado , billetes precomprados con el precio del viaje que vayamos a realizar. 

En hora punta el tráfico se hace bastante pesado, y más en las principales arterias de la ciudad donde sólo verás transporte público y taxis. Como alternativa al bus, está el DART y el tranvía, LUAS.

Grafton Street

Zona comercial, Grafton Street

4. Hay varias franquicias de la zapatería Office repartidas por la ciudad, cuidado con los precios. Como anécdota personal, unas deportivas bajaban de precio hasta ¡15 euros! dependiendo si era la tienda de Grafton Street o Henry Street.

5. Si estáis estudiando en alguna academia de inglés os entregarán un carnet de estudiante, y sino, recordad traer el vuestro propio de la universidad o sacaros el de estudiante internacional. Hay descuentos en casi todos los sitios para visitar (excepto los museos que son gratuitos), cines y en tiendas como Topman, Schuch…

6. De otros viajes por Gran Bretaña recuerdo que en las tiendas OFF LICENCE, o comúnmente llamadas de “pakis” (que vienen a ser como las de chinos en España) podías encontrar todo tipo de souvenirs. En Dublín, parece que este monopolio lo tiene completamente la franquicia Carrolls y alguna otra más (por lo que los precios son mucho más elevados).

7. Os recuerdo que allí no venden pipas, sí, sí, reíros pero cada verano, solemos caer en la trampa de intentar buscarlas. Las compresas, tampones, toallitas desmaquillantes, quitaesmaltes, y cosas que encontrarías en la sección de perfumería de los supermercados se compran  en las farmacias, (aunque me pareció ver algunos que si lo venden), Boots está bien, y es fácil de encontrar porque siempre hay muchísimos. 

Pasarás frío, y fijo fijo, que más de un paraguas acabas rompiendo entre la lluvia y el viento. Sea lo que sea, Penneys (para nosotros, Primark) siempre es una buena solución.

Conclusión durante el tiempo que estés allí, te rascarás el bolsillo. Para un español allí todo nos parecerá más caro, pero hay que recordar que su salario mínimo es de 1.462 €, mientras que el nuestro son 600 €… Por lo demás es una ciudad tranquila y acogedora para vivir, donde no te irás dejando cosas por ver, pero sí que te invitará a volver. 

¡Uno de los pocos días de sol! (pero con lluvia claro)

.

Anuncios

2 comentarios to “Dublineando Vol.I”

  1. Alvaro Dominguez 30 de agosto de 2012 a 13:54 #

    Yo solo estuve apenas dos días, pero me enamoró, mucho más de Londres (aquí es cuando la gente se echa las manos a la cabeza). Es pequeña, acogedora y tranquila, y personalmente me pareció que tenía mucha más personalidad que la globalizada capital británica.
    Buen análisis 😉

    • janireroces 30 de agosto de 2012 a 17:00 #

      En eso coincido totalmente, pero no es la típica ciudad por la que vas andando y te quedas mirando a ambos lados exclamando “Uaaaaaao”. Pero tiene su encanto y sus cosas 🙂 Gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: