Archivo | 1:05

A Xentiquina apagóse-y la voz

3 May

Si no sabes que “La moto que tien Pachín ye una moto de primera, tien les ruedes de madera y l’asientu de tocín” o no eres un guaje asturiano  de los 80 y los 90, o no tuviste infancia alguna.

Andando por la red me encuentro con que Xentiquina hace un año que ya no existe. Que disgusto acabo de pillar aquí, yo sola, enfrente del ordenador… Me veo en el cole, eufórica, con una sonrisa de oreja a oreja que uno sólo tiene cuando lo peor que te puede pasar es que tu madre te mande un bocadillo de algo que no te guste para el recreo. Pienso que no cambio nada de aquella etapa, bueno, igual el frío mañanero que conocerán todos aquellos que estudiaron donde las escuelas del paseo de los Llerones en Sama.

Me paro  a pensar en todo esto y digo ¡Coño! Tengo 19, que en realidad soy como “la andolina qu’entama a dexar el ñeru” pero ahora me siento más vieya que’l coche’l maestru”.

Xentiquina era una banda de nenos del C.P Lieres-Solvay que intentaban promocionar y difundir la canción asturiana, dirigidos por su maestro de Llingua Asturiana, Nacho Fonseca. El origen del grupo surgió en el curso del 86 debido al poco material didáctico destinado a la asignatura por lo cual el maestro pensó que los cantares asturianos serían una buena forma de enseñar. Con la jubilación de Nacho Fonseca se pone fin a una “pequeña” (por la edad de los guajes, por supuesto) carrera musical que deja atrás 10 discos, numerosas actuaciones y muchos, muchos recuerdos.

No miento si digo que Llingua Asturiana siempre fue la asignatura que más me prestaba, eran unas horas a la semana donde me enseñaban palabras nuevas, parecidas a las que usaba en casa o en la calle pero no tanto en clase. Escribíamos, cantábamos y leíamos, ¿Alguien no recuerda los Lleo-Lleo? Hablábamos sobre nuestra cultura, nuestras costumbres, no sólo era la manera de aprender asturiano sino de concienciarnos con los problemas sociales de Asturies.

En el instituto continué cursándola, pese a que muchos compañeros siempre te decían –¿Y pa que vas? ¿Aprendéis algo?, Si el asturiano no sirve pa nada… Pues sí, sí que aprendimos. Aprendimos que hay cosas más allá de las que nos vienen impuestas, y que tenemos una lengua preciosa, que proteger y difundir, que es nuestra seña de identidad como pueblo.

Desde aquí quiero hacer un llamamiento para que las generaciones venideras sepan que Bambi tien oreyines d’algodón y que se preocupen por saber quién-y comió’l bocadiellu a Xuan, que digan a la hora de la comida queNun yos gusten les lenteyes”. Que sepan que por ser el más gallu de la quintana, tamién puen no aguantase de la medrana ante coses de esti mundo al revés, como pasa na “Granxa de Nel”.

Bien merez esta entrada que lleve la so correspondiente traducción al asturianu.

Sigue leyendo

Anuncios